Clasificación y utilización de las feromonas por los insectos en la naturaleza

    Las feromonas son unas sustancias químicas olorosas segregadas por los animales, personas o plantas, que provocan determinadas respuestas en el apareamiento, en el desarrollo o el comportamiento de otros miembros de esa especie. Se han encontrado evidencias de feromonas tanto en invertebrados como en vertebrados. Existen varias clasificaciones de las feromonas emitidas por seres vivos:

  • Feromonas de organización social. Se transmiten por vías digestivas, (boca o ano). A esta transmisión se le llama Trofalaxis. Con estas feromonas se trasmiten las informaciones, como donde esta la comida, donde hay un peligro y también se organiza las sociedades de las especies. Las abejas la utilizan para identificar las necesidades de la reina.

Los insectos huelen las feromonas mediante sus antenas.

  • Feromonas de casta. Generalmente utilizada por insectos como hormigas y abejas, en el proceso de desarrollo de estas especies se presentan diferentes castas según la alimentación aportada. Las obreras suelen alimentar a las larvas con esta feromona, según lo que se necesite en el nido. Si se les aporta la feromona por 2 ó 3 días, de esa larva surgirá una obrera, mientras que si se le aporta por 5 días, surge una soldado, y con más de 12 días, una princesa. En todos los casos son hembras, pero en el caso de la obrera y la soldado, las gónadas están atrofiadas. Los machos en estos casos se producen mediante la no fecundación del huevo.
  • Feromonas marcadoras de pistas. Cuando una hormiga o un grupo encuentran el alimento, dejan un rastro para que otros vayan a la misma fuente de alimento. Las hormigas, marcan el rastro en el suelo, mediante las glándulas que tienen en el abdomen.
  • Feromonas de agregación social. Las colonias o nidos en las que viven los animales tienen un olor característico y propio, que lo presentan todos los individuos que viven en esa colonia. Un individuo intruso sería rápidamente reconocido por su olor.


Las feromonas se sintetizan en el laboratorio para aplicarlas como reclamo de los insectos.

  • Feromonas de alarma. Mediante olores, puede hacerse un rápido aviso de la presencia de un enemigo. En muy poco tiempo, se activa una alarma general. Las glándulas que emiten en los insectos estas feromonas se sitúan en el abdomen, dispara las feromonas en altas concentraciones quedado en suspensión por el aire, esto hace que esté en sobre aviso el resto de la colonia.
  • Feromonas sexuales. Las hembras, durante el vuelo nupcial, producen olores de atracción para los machos, para ayudarles a encontrarse y realizar la cópula.